BASF Agricultural Solutions España

Agricultura

Contacto

Conoce la mancha foliar del caqui, sus síntomas y cómo controlarla

La enfermedad conocida como la mancha foliar del caqui es causada por el hongo Mycosphaerella nawae, uno de los principales problemas fitosanitarios del cultivo.

Síntomas

El patógeno causa la aparición de manchas en las hojas, de forma redondeada de color marrón que normalmente quedan rodeadas de un halo verdoso. Las hojas afectadas se tornan cloróticas y se necrosan causando la defoliación del árbol.

Los frutos de los árboles afectados maduran anticipadamente y caen al suelo como respuesta fisiológica del árbol al estrés causado por la defoliación.

Los primeros síntomas causados por el desarrollo de la enfermedad pueden aparecer a finales de agosto, con la presencia de hojas afectadas, alcanzando mayor intensidad durante el mes de septiembre.

Ciclo biológico

Su ciclo biológico se caracteriza por presentar una fase latente en la que el patógeno pasa el invierno en las hojas y otros tejidos en descomposición en el suelo.

Al llegar la primavera, con condiciones adecuadas de humedad y temperatura, se produce la maduración y liberación de las ascosporas, que pueden ser transportadas por el viento, diseminándose e infectando a los árboles a través de las hojas. Las ascosporas germinan en la superficie de las hojas sanas e inician la infección penetrando en el tejido foliar a través de las aperturas estomáticas. Tras la infección se sucede un periodo de incubación de varios meses, hasta que aparecen los síntomas al final del verano.

En nuestras zonas de cultivo, las infecciones se suelen producir en los meses de abril, mayo y junio con temperaturas que van entre 15 y 25ºC. Las primaveras lluviosas y los rocíos prolongados pueden favorecer que las infecciones sean más severas.

Control de la enfermedad

Medidas culturales

Durante los primeros años de desarrollo de la enfermedad es importante reducir el inóculo en las parcelas afectadas mediante la eliminación de la hojarasca del suelo, puesto que será la fuente de inóculo en la siguiente campaña, para ello incorporaremos la hojarasca con un laboreo superficial justo en el momento en el que los árboles han completado la caída de la hoja o bien mediante la recogida para su incineración o compostaje.

Control químico

El control químico debe basarse en la aplicación preventiva de fungicidas en primavera, con buen recubrimiento de las hojas, evitando llegar al punto de goteo. Antes de realizar las aplicaciones nos aseguraremos que los equipos estén bien calibrados.

El momento adecuado del tratamiento viene determinado por tres factores:

  • La presencia de brotes susceptibles
  • Ascosporas de Mycosphaerella nawae en el aire
  • Condiciones ambientales favorables para la infección

Bibliografía

El Cultivo del Caqui, Marisa Badenes, Alejandra Salvador y Antonio Vicent, 2015.

Gestión Integrada de Plagas y Enfermedades en Caqui

Cabrio® WG

Cabrio® WG

El nuevo fungicida para olivar de mesa, caqui y peral

Ver más
Amparo Correcher

Amparo Correcher

Valencia & Alicante Norte

Cabrio®

Cabrio®

Fungicida polivalente

Ver más
Arriba