BASF Agricultural Solutions España
Agricultura

Reposo invernal no significa dejar la viña sin atención

Autor: Miquel Sans

Responsable Técnico Cultivos de Viña, Uva de Mesa y Frutales

El reposo invernal es necesario para la viña. Después de toda una campaña dándonos sus frutos, ahora necesita descansar y ser cuidada. Y en este cuidado, nos jugamos la producción y calidad del año venidero . Para conseguir vinos de calidad debemos conocer los secretos de la viticultura y aplicarlos en todo momento, incluso durante los meses más fríos. Las tareas principales que se realizan en nuestros viñedos durante la parada vegetativa y que nos ayudarán a imprimir ese toque de nobleza a nuestros vinos, son:

  • la poda
  • protección de las heridas
  • tratamientos herbicidas
  • abonado

Poda de invierno en la viña

Durante la parada vegetativa, es el momento ideal para llevar a cabo la poda. En este momento, al cortar las ramificaciones del año anterior, lo que pretendemos es controlar el crecimiento de la vid, regular la producción, sanear las partes dañadas y preparar la cepa para un arranque en la siguiente primavera, para obtener desde el minuto uno la máxima calidad de la uva.

Protección de las heridas durante la poda de la vid

No debemos olvidar la necesidad de proteger los cortes de la poda. Estos cortes son los principales puntos de entrada de los temidos y preocupantes hongos de la madera. Estos hongos que, posteriormente provocarán los síntomas característicos como la yesca , brazo muerto o eutipiosis , penetran en la planta a través de las heridas de la poda. Por este motivo es esencial protegerlos justo después de la poda.

BASF aporta como solución TESSIOR® , el producto comercial de fácil aplicación y con una protección de hasta 3 meses, que ayuda a minimizar los efectos de las Enfermedades de la madera de la Vid (EMV) . De esta manera reducimos las bajas por afectación de estas enfermedades, mejoramos la longevidad de nuestros viñedos y, por tanto, mejoramos la calidad.

Tratamientos herbicidas en el viñedo

Una vez hayamos realizado la poda, es momento de mantener nuestros viñedos libres de malas hierbas, al menos debajo de las hileras, ya que estas compiten con el viñedo por los nutrientes y la humedad del suelo.

Podemos aplicar herbicidas de contacto, si ya tenemos malas hierbas nacidas o herbicidas residuales si tenemos el suelo limpio y queremos que las malas hierbas no germinen.

Las soluciones que aporta BASF para los viticultores se basan, básicamente, en un herbicida: GOLDWIND® un herbicida de aplicación en preemergencia o post-emergencia temprana.

La importancia del abonado en la viña

Finalizada la poda y aprovechando el tempero del suelo, después de las lluvias invernales o nieve, en algunos casos, es la hora del abonado, ya que éste se incorpora en el terreno y queda a disposición de las raíces para ser absorbido tan pronto las temperaturas primaverales despierten el letargo de las viñas.

Un correcto abonado en esta época aportará los nutrientes necesarios para que la brotación y, posteriormente la floración, sean idóneas y de esta manera las vides expresen todo su potencial tanto productivo como cualitativo.

Hay otras tareas que también se llevan a cabo en este tiempo de reposo, como la restitución de plantas muertas, reconstrucción de márgenes, revisión del entutorado, planificación del año, etc. Todas ellas importantes en el conjunto de labores propias del cultivo de la vid.

Tampoco me gustaría terminar este articulo sin mencionar la importante labor de un buen asesoramiento técnico que, hoy en día, es imprescindible para ayudar, acompañar, analizar y mejorar en las tareas que realiza nuestro apreciado viticultor.

Tessior®

Solución efectiva en la protección de las heridas de poda y prevención de las Enfermedades de Madera de la Vid.

Autor: Miquel Sans

Responsable Técnico Cultivos de Viña, Uva de Mesa y Frutales

Arriba