BASF Agricultural Solutions España
Agricultura

Contacto

BASF y los residuos en los alimentos y estándares secundarios

BASF ofrece productos, tecnologías y servicios para fomentar la agricultura sostenible al permitir que los agricultores generen una rentabilidad adecuada, protejan la tierra y produzcan alimentos sanos y asequibles de forma abundante.

  • Los productos para la protección de cultivos son equivalentes a los medicamentos para la salud humana. Protegen los cultivos antes y/o después de la cosecha contra enfermedades, insectos y malas hierbas, y han sido diseñados para degradarse luego de que hayan cumplido con este propósito. Todos los productos para la protección de cultivos han sido estudiados durante muchos años y aprobados por las autoridades reglamentarias competentes e independientes antes de su introducción en el mercado.

  • Los residuos son cantidades muy pequeñas de productos que pueden permanecer en el cultivo o sobre él. La autorización de un producto para la protección de cultivos sólo puede concederse si los residuos remanentes no implican riesgos para los consumidores. Las normas con base científica que regulan los residuos existentes, según son definidas por las autoridades regulatorias, garantizan la plena seguridad y la calidad de los alimentos.

  • Cuando está permitida la presencia de residuos en los cultivos, se establecen unas normas comerciales denominadas “Límites Máximos de Residuos” (LMR). Están en línea con las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) y ofrecen seguridad a los consumidores, ya que han sido establecidos con un gran margen de seguridad y de acuerdo a los valores observados en los estudios toxicológicos. Siendo así, aunque los residuos de productos por encima de los LMR son inaceptables desde el punto de vista de la comercialización, esto no supone necesariamente un riesgo automático para los consumidores.

  • BASF colabora estrechamente con agricultores, autoridades, asesores y otras partes implicadas para garantizar que los productos para la protección de cultivos se utilicen de forma correcta, responsablemente y siguiendo las instrucciones pertinentes.

BASF toma muy en serio a los consumidores y los temas que a ellos les preocupan, hecho que queda reflejado en su compromiso con la optimización de sus productos de forma continua, garantizando que los consumidores reciban alimentos seguros y de alta calidad.

Las estándares secundarios sobre residuos, dictaminados por importadores/exportadores y la red de comercios, no aumentan la seguridad alimentaria. Existen de forma paralela a los requisitos legales, socavando la confianza en las autoridades reguladoras y las normas legales pudiendo incluso llegar a dificultar el comercio y/o la producción agrícola eficiente y sostenible.

Arriba