BASF Agricultural Solutions España
Agricultura

Plagas y enfermedades en el cultivo de lechuga

Según los últimos datos disponibles en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción mundial de lechuga en 2019 alcanzó los 29.134,65 millones de kilos. Entre los principales países productores se encuentran China, con una producción con respecto del total de 60,43%, Estados Unidos con un 12,66%, India un con 4,33% y, en cuarto lugar, España con una producción de 1.009,81 millones de kilos, lo que representa un 3,47% de la producción mundial.

En 2019, según la FAO, España dedicó 35.360 hectáreas a la producción de esta hortaliza, obteniendo un rendimiento medio de 2,86 kg/m2. La Región de Murcia encabeza la producción de lechuga española, dedicando aproximadamente 16.000 hectáreas. Otras zonas que destacan por la producción de esta hortaliza son las provincias de Almería y Valencia, favorecidas por climas mediterráneos y templados.

"Actualmente, la lechuga es la tercera hortaliza más exportada en España , con 760.000 toneladas, correspondiendo el 68% de la exportación a la Región de Murcia".

Principales variedades de lechuga

La lechuga es una hortaliza con una gran variedad de tipos. Las variedades más importantes y cultivadas en España se pueden clasificar en los siguientes grupos:

  • Romana (Lactuca sativa var. Longifolia), tienen un tallo vigoroso y no forman un verdadero cogollo. Poseen bordes enteros. Variedades: Romana y Baby.
  • Acogolladas (Lactuca sativa var. Capitata), forman un cogollo apretado de hojas grandes, redondas y crujientes. Variedades: Batavia, Mantecosa o Trocadero, Iceberg.
  • De hojas sueltas (Lactuca sativa var. Inybacea), presentan hojas rizadas y sueltas, diversas con colores rojo burdeos muy característicos que le permiten diferenciarse muy fácilmente. Variedades: Lollo Rossa, Red Salad Bowl, Cracarelle.
  • Lechuga espárrago (Lactuca sativa var. Augustana), se caracterizan por sus tallos, los cuales se aprovechan y sus hojas puntiagudas. Esta variedad se cultiva principalmente en China e India.

Principales enfermedades en el cultivo de la lechuga

Frankliniella occidentalis . Los principales daños directos que producen son las picaduras de larvas y adultos en las hojas, donde inyectan su saliva en los tejidos celulares de la planta, produciendo la necrosis del tejido. También producen daños indirectos al actuar como transmisores de virus como el virus del bronceado del tomate (TSWV).

Liriomyza trifolii, L. huidobrensis, L. strigata, L. bryoniae. Los minadores son larvas de insecto que viven en el interior de las hojas, concretamente entre el haz y el envés. El principal daño directo está ocasionado por las picadas de las larvas, produciendo la pérdida de superficie foliar, y una posible reacción de hipersensibilidad. Otros de los daños producidos por esta plaga son la disminución de la capacidad fotosintética de las hojas, la pérdida de peso y en consecuencia su depreciación comercial.

Bemisia tabaci . Pertenece a la familia de los aleuródidos, y cuenta con un aparato bucal picador-chupador que le permite alimentarse de más de 500 especies de plantas distintas, siendo así una de las plagas más peligrosas. La mosca blanca suele situarse en el envés de las hojas, donde chupa y se alimenta de la savia de las plantas robándoles nutrientes y agua, pudiendo llegar a debilitarlas enormemente y produciendo un marchitamiento general. Para detectar y prevenir esta plaga, es importante mirar el envés de las hojas, fijándose en si la planta presenta esferas de color blanco o más claras que el verde habitual.

Aphis fabae, A. gossypii, A. citricola, Toxoptera aurantii, Myzus persicae . Se trata de una de las plagas más frecuentes en los cultivos de lechuga. El daño que producen puede ser directo, causado por la sustracción de linfa, lo que se refleja en un debilitamiento de la planta, lo que hace que enfermen e incluso lleguen a morir, o de tipo indirecto como consecuencia de la transmisión de algunas enfermedades viróticas. Para un adecuado control de esta plaga, es importante la detención en los primeros focos de la parcela. Además, desde BASF ofrecemos soluciones como Gazel® insecticida sistémico para una gran variedad de cultivos, eficaz para hacer frente a los pulgones en el cultivo de lechuga.

Principales enfermedades en el cultivo de la lechuga

Botrytis cinerea . Enfermedad producida por un hongo patógeno que afecta a las hojas, las flores y los tallos de la planta. Las plantas afectadas por esta enfermedad detienen su crecimiento, se amarillean y se marchitan. Es una enfermedad que puede producir grandes pérdidas en la cosecha, por lo que se recomiendo el uso de tratamientos preventivos durante todo el ciclo en parcelas propensas a la enfermedad. Para tratamiento y protección frente a Botrytis, desde BASF recomendamos Serifel® es el fungicida biológico a base de Bacillus amyloliquefaciens para la prevención de Botrytis y Esclerotinia más concentrado del mercado.

Bremia lactucae . Se trata de una enfermedad producida por el oomiceto de la familia Peronosporacea, Bremia lactucae, y es capaz de destruir cosechas enteras en pocos días si las condiciones son favorables. Los principales síntomas son la aparición de manchas cloróticas en el haz de las hojas y una esporulación blanquecina bajo estas. BASF ofrece una solución recomendable para el control y prevención del Mildiu de la lechuga. Se trata de Enervin® Evo Pack y , fungicidas para el control de mildiu en cultivos hortícolas.

Podredumbre blanca (Sclerotinia sclerotiorum). Es una afección eminente de suelo provocada por varios hongos que puede manifestarse en cualquiera de las fases vegetativas de la lechuga. Consiste en la aparición de unas manchas blancas debido al deterioro progresivo de la planta, empezando desde el tallo para ir extendiéndose por el resto de la planta. Se trata de una enfermedad que se desarrolla fácilmente en un ambiente húmedo y a temperaturas suaves, es por ello que se debe controlar el exceso de humedad y evitar las variaciones bruscas de temperatura. Dagonis® , es el fungicida de última generación de BASF, que garantiza protección total frente a Esclerotinia en cultivo de lechuga.

LMV. Es uno de los virus que más daño causa en el cultivo de lechugas . Puede contagiarse de una planta a otra mediante semillas o a través de especies de pulgones que lo hayan adquirido en una planta infectada. Afecta a la planta en cualquier estado de crecimiento, donde revelan un jaspeado verde claro a amarillento y deformaciones foliares, especialmente con un enrollamiento de las hojas externas. Controlar a los vectores del virus, como son los pulgones, es clave para su control.

Sin duda, es necesario adoptar una serie de métodos de control para que estas plagas y enfermedades no afecten a los cultivos de lechuga y poder conseguir un cultivo sano y rentable.

  • Entre las principales estrategias de control figuran las siguientes:
  • Utilizar en la medida de lo posible semillas libres de plagas y virus.
  • Eliminar malas hierbas, restos de cultivo infectados y frutos dañados.
  • Eliminar restos de plantas infectadas o sospechosas de estar infectadas.
  • Desinfección de herramientas, maquinaria y ropa de los trabajadores.
  • Uso responsable de los productos fitosanitarios , siempre en el momento adecuado para prevenir y/o tratar aquellas plagas u enfermedades y con la dosis recomendada.

Para prevenir la aparición de enfermedades y plagas es clave emplear de forma correcta las soluciones fitosanitarias disponibles en el mercado y por ello, desde BASF ofrecemos una amplia gama de productos para un cuidado óptimo de los cultivos de lechuga.

Serifel®

El biofungicida para una protección equilibrada.

Dagonis®

El fungicida con eficacia excepcional y duradera para el control de enfermedades como oídio, alternaria, Mycosphaerella, etc. para una producción sostenible en todos tus cultivos hortícolas.

Enervin® Evo Pack

La combinación ganadora que protege tu cultivo del mildiu.

Enervin® Plus Pack

Fungicida para el control de mildiu en hortícolas.

Arriba