BASF Agricultural Solutions España
Agricultura

El cultivo de pimiento bajo invernadero: principales plagas y enfermedades

El pimiento es uno de los cultivos hortícolas más populares en nuestro país. China es actualmente el mayor productor, seguido de México y Turquía. España, por su parte ocupa el quinto lugar (FAOSTAT, 2016).

En este artículo os hablaremos, en concreto, del pimiento bajo invernadero en España, cuya superficie abarca más de 14.400 hectáreas, siendo Almería (11.000 ha), Murcia (1.200 ha), Granada (458 ha) y Málaga (198 ha), las provincias con mayor superficie en 2019, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Según estos mismos datos, la producción de pimiento en España en 2019 era de 1.399.192 toneladas y se prevé que en 2020 pudiera llegar a 1.500.000 toneladas.

Como hemos mencionado, el pimiento se cultiva mayoritariamente en los invernaderos del área mediterránea y, sobre todo, en la provincia de Almería , cuya superficie en invernadero supone casi el 70% del total nacional cultivado para consumo fresco.

El pimiento, Capsicum annuum L. pertenece a la familia de las solanáceas, su buena adaptación al clima del cultivo bajo hace posible su cultivo durante todo el año, por lo que su calendario de comercialización comprende los doce meses. Es una planta exigente en temperatura. Su desarrollo óptimo se produce a temperaturas diurnas entre 20 y 25º C y nocturnas de 16 a 18º C. Las humedades relativas entre 50-70%, son ideales para un óptimo crecimiento. Un aumento de la humedad puede traer problemas de enfermedades y dificultar la fecundación. Mientras que, con humedades menores y temperaturas muy altas, puede ocasionar la caída de las flores y frutos recién cuajados.

Otro de los factores a tener en cuenta son los suelos. Los más adecuados para el cultivo del pimiento son los franco-arenosos, profundos, ricos, con un contenido en materia orgánica del 3-4% y principalmente bien drenados.

Para la siembra de pimiento en el invernadero se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El plástico de cubierta no debe impedir la luminosidad
  • Debe de contar con suficiente altura para el crecimiento de las plantas
  • El invernadero debe estar alejado de caminos polvorientos y zonas industriales
  • Se debe tener un suelo nivelado, fértil y con buen drenaje, sin riesgo de encharcamiento
  • Tiene que disponerse de gran disponibilidad de agua con la calidad suficiente y durante todo el proceso productivo
  • Contar con un sistema de riego que permita una fertiirrigación eficiente

El cultivo del pimiento de invernadero puede extenderse durante los doce meses del año estando presente en los mercados durante todo tiempo. La gran parte de plantaciones suele darse desde agosto hasta mayo. Los semilleros y trasplantes se suceden continuamente desde mayo hasta diciembre.

Las fechas de plantación son muy variables. Los ciclos tempranos se ubican, normalmente en zonas con condiciones climáticas cálidas como, Almería, Canarias, Málaga, Baleares, etc., comenzando las recolecciones a partir de octubre hasta abril o mayo, siendo muy frecuentes las plantaciones en estos meses:

  • Junio/Agosto: Pimientos California
  • Julio/Agosto: Pimientos Lamuyo
  • Mayo/Julio: Pimientos Dulce Italiano

Aunque hay que tener en cuenta que en la cuenca mediterránea los ciclos de cultivo más habituales coinciden con plantaciones tempranas a final de primavera y principios de verano; y a principios de otoño para seguir después en enero o febrero los cultivos de melón o sandía.

Principales plagas en el cultivo de pimiento bajo invernadero

Las principales plagas que afectan al cultivo de pimientos de invernadero son:

Pulgones (Aphis spiraecola, A. gossypii, A. citricola, Toxoptera aurantii, Myzus persicae)

Se trata de una de las plagas más frecuentes en los cultivos. En el caso del pimiento, puede provocar daños importantes si no se trata tiempo, puesto que se alimenta de la materia vegetal de este. Los pulgones succionan la planta lo que provoca un debilitamiento progresivo que puede derivar en necrosis. Puede localizarse si se encuentran restos de savia en las hojas, un factor peligroso puesto que facilita la proliferación de enfermedades. Por desgracia, el comportamiento errático de la plaga en condiciones adversas hace muy difícil su predicción.

Trips (Frankliniella occidentalis)

Insectos alargados de color marrón provenientes de Sudáfrica que se alimenta de la savia de la planta debilitándola. El insecto impide el desarrollo y crecimiento de las plantas, y también ataca a los frutos, causando graves daños en la cosecha y en su posterior comercialización. En pimientos pueden ser una plaga especialmente peligrosa puesto que pueden transmitir el virus TSWV.

Mosca blanca (Bemisia tabaci)

Es un parásito que ataca los cultivos a través de las hembras, las cuales depositan sus huevos en el envés de las hojas. Una vez nacen las larvas, estas se alimentan succionando la savia de la planta, debilitando el cultivo y causando un marchitamiento general. Para detectar y prevenir esta plaga, es importante mirar el envés de las hojas, fijándose en si la planta presenta esferas de color blanco o más claras que el verde habitual.

Heliothis (Helicoverpa armigera)

Se cuenta entre las más destructivas en los cultivos. Esta plaga es causada por una oruga de color verdoso o anaranjado, la cual ataca a los cultivos mediante mordeduras de las larvas en el tallo y en los frutos, produciendo importantes daños. Se puede apreciar en el follaje y frutos por heridas y cavidades circulares producidas por la larva al comer.

Principales enfermedades en el cultivo de pimientos bajo invernadero

Las principales enfermedades que afectan al cultivo de pimientos de invernadero son:

Botrytis (Botrytis cinerea)

Esta enfermedad del pimiento está producida por un hongo patógeno y es popularmente conocida como la podredumbre gris. Afecta a las hojas, las flores y los tallos de la planta, haciendo aparecer manchas pardas producidas por el micelio gris del hongo. En el caso de los frutos la podredumbre que se produce es acuosa causando su reblandecimiento.

Oídio (Leveillula taurica)

Al igual que la Botrytis, esta enfermedad es producida por la presencia de un hongo que se percibe por la aparición de un micelio blanquecino sobre las hojas. El ataque puede extenderse y provocar que las hojas se sequen y se desprendan haciendo que los frutos queden expuestos al sol, siendo susceptibles de padecer quemaduras solares. Por suerte, es una de las enfermedades de las plantas más fáciles de reconocer, por lo que puede tratarse a tiempo

Tristeza del pimiento (Phytophthora capsici)

Se trata de una enfermedad que ataca a la planta en cualquier estado vegetativo, causando daños importantes. Inicia su ataque al nivel del cuello causando una mancha oscura que se va extendiendo por todo el tallo, llegando a afectar incluso a las raíces. Esta enfermedad es bastante difícil de detectar, puesto que provoca la marchitez y muerte de la planta sin que haya un amarillo previo de esta.

Sarna bacteriana (Xanthomonas campestris pv. vesicatoria)

Es una de las enfermedades más graves que afecta al cultivo del pimiento. Causada por una bacteria, se trata de una enfermedad que se transmite por la semilla consumiendo progresivamente la piel de la planta generando zonas huecas a lo largo del fruto. El agua estancada sobre las raíces o sobre el mismo fruto es el principal caldo de cultivo para esta enfermedad, así que habrá que tener especial cuidado en este sentido.

Para poder prevenir la aparición de plagas y enfermedades, es importante garantizar un buen estado de salud y rendimiento de nuestros cultivos. Por ello, ofrecemos una amplia gama de productos fitosanitarios altamente eficaces que garantizan la máxima protección del cultivo.

En el caso del oídio, recomendamos la aplicación de Dagonis® , fungicida con máxima eficacia ante otras de las principales y más comunes enfermedades de los cultivos hortícolas como alternaria, mycosphaerella, esclerotinia o roya. Dagonis® mejora claramente la calidad de la cosecha y permite ahorrar en otros tratamientos; es selectivo y tiene buen balance de coste de protección.

Ofrecemos también otras soluciones como Gazel®, insecticida sistémico es eficaz contra el pulgón y mosca blanca y Promess® Plus, fungicida sistémico que se recomienda para tratamiento de Phytophthora o tristeza del pimiento.

Para prevenir el ataque de Botrytis cinerea se recomienda Serifel®, el biofungicida de BASF que ofrece una solución sostenible para usuarios, trabajadores, consumidores y medio ambiente. Serifel® forma un "escudo protector" frente a un amplio espectro de patógenos de las plantas gracias a sus mecanismos de acción.

Sin duda, es clave trabajar y realizar un adecuado seguimiento del cultivo poder garantizar la mejor calidad posible de los pimientos al consumidor final.

Dagonis®

El fungicida con eficacia excepcional y duradera para el control de enfermedades como oídio, alternaria, Mycosphaerella.

Ver más

Serifel®

Fungicida biológico de amplio espectro para una protección equilibrada.

Ver más

Gazel®

Insecticida sistémico para una granvariedad de cultivos.

Ver más

Promess® Plus

Fungicida sistémico para el control de mildiu y pudriciones de cuello.

Ver más
Arriba